NO TE EQUIVOQUES AL LEER TRES MUERTOS

Esta sección se dedica a los análisis que críticos literarios y lectores hacen de forma extensa sobre la novela. A pesar de ser un intruso aquí , he creído interesante apostillar algunas cosas:

Quizás sea poner el parche antes de que salga el grano, quizás sea una percepción, o un temor que tengo, sobre el efecto que Tres muertos pueda tener, en especial, en mi entorno más cercano. Puede que sea también que en muchos encuentros con lectores en torno a mi anterior novela, Tres mil viajes al sur, las discusiones que se suscitaban se ceñían más a su carácter social o político que al literario y que esto haga saltar mis anticuerpos, pero creo que debo apuntar algunas cuestiones que entiendo importantes a la hora de entender el libro desde un punto de vista exclusivamente literario, que es como debería analizarse una novela antes de hacer otras observaciones. Mi intención es, en suma, separar el rábano de las hojas y de que se puedan quedar con la sustancia, con el rábano, más allá de que cada lector pueda concebir su respetable opinión y que le guste o no este rábano que se presenta.

Tres muertos no es en absoluto, siempre desde mi propia visión, una obra autobiográfica aunque albergue no pocos aspectos y circunstancias de mi vida. A pesar de que me reconozca un punto de vanidad, no creo que mi biografía sea tan interesante como para hacer una novela a la medida de mi ego. Cuando comencé a trabajar en ella, he de admitir que necesitaba superar algunos rencores familiares, los que cualquier persona pueda precisar superar, pero, y eso lo he sabido mientras se desarrollaba el proceso creativo, no necesitaba escribir para ello. Mucho más importante que eso, en lo que se refiere a mi intención literaria, era reflexionar, profundizar sobre una de las grandes heridas que en mi opinión tiene la sociedad actual y su modelo de convivencia: el perdón como forma de salvación personal, la venganza como castigo para verdugos y también para víctimas; incluso, como apunta una buena lectora, el valor y las consecuencias del silencio. Son estos temas los que trata Tres muertos, y para hablar de ellos, he utilizado como herramienta mi propia biografía. Mi biografía ha estado al servicio de la historia y no al revés. Si hubiera sido al contrario, no habría sido ético escribir una novela. Con unos folios para guardar en un cajón y leerlos de vez en cuando habría bastado.

Tres muertos trata estos temas. Bien o mal, con mejor o peor pulso narrativo, con voces más o menos creíbles, con mejor o peor uso del lenguaje, en definitiva, con mayor o menor calidad literaria. Pero estas han sido las motivaciones, más o menos conscientes de la creación. Estoy seguro de que en contacto con lectores emergerán otras intenciones inconscientes que ahora mismo no soy capaz de reconocer y que vendrán a enriquecer esta perspectiva, pero no es lo autobiográfico el fin sino el medio para llegar más allá. Por eso advierto, no te quedes ahí, no te equivoques. Tres muertos es, o al menos lo intenta, algo más. Como afirma D.H. Lawrence, olvídate del artista, quédate con la historia.

1 comentario en “NO TE EQUIVOQUES AL LEER TRES MUERTOS

  1. Mavi Casals

    Lo siento, no puedo ser imparcial. Dejo ese cometido a personas extrañas. Estoy demasiado cerca del autor y su círculo.
    Solamente diré que la he leído literalmente del tirón con un enganche que hace tiempo no encontraba. Quienes me conocen saben que esto es raro.
    Enhorabuena, y estoy de acuerdo contigo en la necesidad del perdón como vía para la paz, personal y colectiva.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.