TRES FINALES PARA EXPLICAR EL PRINCIPIO Y LOS PRINCIPIOS DE VARIAS VIDAS

Mario Mendoza, escritor colombiano, dice que “la riqueza del lector es la multiplicidad interna, es la maravilla de entender que podemos ser más de uno”, se refiere a más de un yo. También dice que para que “uno no se repita de mala manera, hay que nacer y morir varias veces”. En ‘Tres Muertos’ Manuel Machuca nos da esta oportunidad a los lectores que solo la literatura otorga: que el yo pueda ser muchos, y que pueda ser posible nacer y morir varias veces.

Aunque Manuel diga que “hay mucho yo” en esta novela, considero que hay muchos “yos” y sobre todo personificaciones femeninas de quién está detrás de las palabras. El narrador se mimetiza en las mujeres de esta obra, en la esposa del Capitán Esmeralda, en la hija del Cabal, dejándonos a los lectores la tarea de elucubrar si encarna a estas mujeres porque quizás pertenecen su propia historia, o porque quizás son solo un producto de su imaginación literaria.

Propio de su estilo narrativo, también nos invita a encontrar las pistas que entrelazan a sus personajes, y no solo de esta novela sino de sus anteriores obras… parece que nos da más fichas de un puzzle de genealogías mientras nos describe travesías por las diversas capas de la sociedad andaluza del último siglo. Tránsitos entre el preludio, la guerra, la postguerra y nuestros días, narrados desde historias de vida que rozan lo autobiográfico. Curiosos son sus paralelismos, influidos por el realismo, quizás de Madame Bovary, o quizá de su propia vida, pero sobre todo paralelismos reflexivos sobre privilegios ganados y privilegios perdidos. Nos muestra otra vez, pero de manera diametralmente distinta, la muerte social, la soledad y la partida del mundo soñado, desde la intimidad del encuentro con la muerte. Pero aún así enfrentar la muerte, es lo que precisamente nos hace sentir más vivos… que nos les asuste el titulo, porque es un libro lleno de vida. Mejor dicho lleno de muchas vidas contadas y que merecen ser leídas.

Martha Milena Silva Castro

Residente en la Universidad de Ámsterdam

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.