Sé bienvenido a la página web de mi nueva novela, Tres muertos, esta vez editada por Ediciones La Isla de Siltolá. Es la cuarta, después de Aquel viernes de julio, El guacamayo rojo y Tres mil viajes al sur, y sin duda la más íntima. Aunque ya mis dos primeras novelas recogen vínculos familiares en ciertos momentos, es Tres muertos la que sin duda se aproxima al relato personal.

Últimamente se critica mucho la “literatura sobre el yo”, en especial en estos tensos momentos que amenazan con destruir el progreso construido durante los últimos sesenta años, en los que los escritores hemos huido en no pocas ocasiones del compromiso crítico con una sociedad en crisis para enrocarnos en torno a nosotros mismos en busca de las respuestas que carecemos. Tengo que admitir que en Tres muertos hay mucho autobiográfico, hay mucho de mí en esta novela, que hay “mucho yo” aquí, como de la misma forma creo que he tratado de escribir sobre temas que considero importantes, en los que el yo no es más que un medio para tratarlos.

Defiendo que Tres muertos no es una novela sobre el yo de Manuel Machuca, pues contiene no pocos datos que son inexactos, cuando no directamente falsos. En todo caso, es un punto de partida, una estrategia para hablar sobre temas que considero centrales en esta obra y en la vida del ser humano: el perdón y la manera que tenemos de querernos. Y también es un relato sobre haber sido mujer en España durante el último siglo. Y sobre el azar, sobre las circunstancias que determinan nuestra vida y la de los demás, la de generaciones posteriores que no tuvieron la posibilidad de optar, sino que fueron las elecciones de otros las que condicionaron de forma drástica su existencia.

Tres muertos es un libro sobre la vida, un oxímoron literario, una saga familiar acerca del amor y del perdón. Ojalá te guste, aunque también deseo aprender de tus críticas. Te espero en el Rincón de los lectores. Gracias por estar ahí.